Liliana González: «SMATA ha sido prácticamente todo en mi vida»

0
274

(24/2/20) «Me jubilé en el año 2012. El 30 de abril. Siempre trabajé en SMATA Seccional Olavarría. Entré en enero de 1979 en la parte de obra social. Se iba la chica que estaba antes, me presenté y me tomaron, y así pasaron 32 años. En ese lapso el trabajo se fue incrementando, quizá había menos afiliados, pero se hacían los traspasos y fue aumentando la cantidad. Luego llegó la tecnología, totalmente distinto a la primera época cuando se hacía todo a mano, con calculadora solamente, pero nos arreglamos bien. Obviamente, nos prepararon para ese cambio que fue muy importante para la forma de trabajar» explicó Liliana Leticia González, quien por estos días está haciendo una suplencia en el Sindicato olavarriense que agrupa a los trabajadores mecánicos, luego de haber tenido una larga y eficiente trayectoria en el sector de obra social.

Liliana González, en nuestra sede de SMATA Olavarría.

«Entré a trabajar y me puse la camiseta de SMATA, obviamente. En el ´79, cuando entré, el gremio estaba intervenido. Y como delegado estaba Mario Occhi, luego se hicieron las elecciones en 1984 y Mario pasó a ser secretario general por lo que ese fue su primer mandato», agregó Liliana, quien también este 24 de febrero celebró el Día del Trabajador Mecánico.

Liliana volvió por unos días a hacer una suplencia. A SMATA lo lleva en el corazón.

«Siempre hubo solidaridad en el gremio para trabajar sin problemas. Cuando la gente viene es porque hay problemas de salud que solucionar, por supuesto, pero dentro de lo que se puede se hizo y se hace lo mejor por el afiliado, se le da una respuesta favorable» explicó Liliana, quien entró a los 27 años pero previamente había trabajado un breve lapso en un comercio y en una oficina de contadores. La primaria la hizo en la Escuela 1, algo cerca de su barrio donde creció (Roca Merlo) y el secundario en Comercial. «Mi papá (José González) era el gerente del Centro Comercial-Cámara Empresaria y mi mamá (Leticia Costanzo, era ama de casa) y mi hermano (José Luis, fallecido) ferroviario» cuenta Liliana respecto de su familia.

SMATA fue, y es, sumamente importante y fundamental en la vida de Liliana González.

«Cuando una deja de trabajar se extraña un poco. Tiene sus pro y sus contras, por supuesto. Pero fue un trabajo que siempre me encantó, le dediqué mucho tiempo y estaba más en la oficina que en mi casa. Y ahora me llamaron para hacer una suplencia, porque me llamaron lo cual me gustó mucho. Hago lo mismo de antes, pero ahora con computadora y con algunos cambios, pero ya estaba adaptada, y por supuesto que me encanta. Es que SMATA ha sido prácticamente todo en mi vida» terminó diciendo Liliana González. (Nota publicada en Diario EL POPULAR).

Compartir

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.