Denise y Andrea: la mujer está totalmente integrada al gremio

0
174

(24/2/19) DIA DEL MECANICO. Ya antes de la lucha por la igualdad de género, el SMATA ha ido incorporando mujeres para la tarea sindical. Muchas son delegadas gremiales en sus respectivos lugares de trabajo, realizando una labor de nexo entre el sindicato y sus compañeros. Andrea y Denise son dos claros exponentes de esta movida que va creciendo notablemente. Inclusive, participan de encuentros en la Sexta Región y trabajan codo a codo con los dirigentes mecánicos.

Y en el Día del Mecánico, fueron entrevistas por Diario EL POPULAR las dos delegadas gremiales en la empresa Hauswagen. Andrea Arramón (maestranza) -quien en septiembre cumplirá cinco años en la empresa- y Denise Occhi (administrativa en Plan Autoahorro) -quien en agosto llegará a los tres años en la empresa- son también delegadas gremiales de SMATA en Hauswagen.

Denise y Andrea trabajando con Javier Ayala en la preparación de los kits escolares.

En un gremio donde los hombres son mayoría, ellas afrontaron la gran responsabilidad de ser delegadas y representar a sus compañeros, y están descubriendo cada día que esa tarea de colaborar y trabajar en el sindicato mecánico es algo que les va gustando. La mujer en el sindicato va cumpliendo un rol importantísimo y cada día es reconocido, aunque no es una tarea fácil las que deben llevar a cabo pero con la permanente capacitación, las charlas y un trabajo eficiente como delegadas, hacen que vayan creciendo. Esto fue lo que contaron al respecto:

Andrea Arramón es delegada gremial de SMATA en la empresa Hauswagen.

Andrea Arramón: “Yo quise empezar a trabajar y colaborar en SMATA porque un día me dije que quería saber qué era y cómo era estar dentro de un sindicato. Entonces para ello, obviamente, hay que ser parte de un sindicato y ahora me encanta lo que hago. Soy delegada gremial en la empresa Hauswagen y cumplo mi mandato en julio próximo, que es de dos años. Es algo que quema un poco la cabeza, ya que es difícil que siendo mujer en un trabajo en el que estoy rodeada de hombres, ya que es difícil que el mecánico venga a pedir ayuda. Eso es lo más difícil. Quizá no se valora que una puede llegar a hacer algo, pero considero que se llega más con el diálogo que con la pelea o la discusión. Si hay que hacerlo, no me voy a quedar callada si hay que discutir o tengo que plantear algo que es correcto para mis compañeros, pero sentándose a dialogar se puede llegar al objetivo.

“Soy el nexo entre el sindicato y mis compañeros. Bastante trabajo diría, porque está también la comodidad del compañero ya que como me tiene cerca descansa un poco más en mí como delegada. A veces se plantean algunas cosas y me entero después, porque en su momento no vinieron a planteármelas por cualquier motivo, aunque por ser mujer nunca me manifestaron su descontento o disconformidad por mi cargo de delegada. Es que antes había un delegado varón, que fue quien en su momento chocó mucho porque debió hacerlo, el que arregló las cosas para los trabajadores y el que logró que SMATA se plantara muy bien en el trabajo. Lo encaminó todo, y para nosotras es algo más fácil en este momento porque él (Matías Fredes) hizo el trabajo más duro. Tampoco esta es una empresa problemática o que todos los días se presenta algún inconveniente, ya que venimos bien porque nos responde. Hay que decirlo. Se puede ir a dialogar, a pedir, que nos atienden, nos escuchan y lo resuelve. Si se puede solucionar en el momento, lo hace. No hay un ambiente conflictivo. Y algunos compañeros deciden moverse por sus propios medios y piden ellos directamente, y sino vienen a nosotras para interceder”.

Denise Occhi y Andrea Arramón, en la sede de nuestro Sindicato.

Denise Occhi: “Si no es muy conflictivo el tema, lo hacen, van y hablan, y no hay problemas. Sobre todo si no es un tema conflictivo, pero es preferible que nosotras hablemos con ellos y luego intentamos solucionar el tema. Cuando hay alguna cuestión particular, puede que hablen ellos y si es necesario nosotras como delegadas siempre estamos ahí. También hablamos con los compañeros para analizar la situación. “Me gusta ser delegada. Igual, este es mi primer año en el cargo y estoy aprendiendo la función al lado de Andrea. Pero me agrada. También lo que es trabajar en el sindicato en conjunto con los dirigentes de SMATA. Todo está muy bueno. Y siempre tenemos el respaldo del sindicato, en todo momento está presente, y eso es bueno. Por un conflicto laboral o por lo que sea, la dirigencia que tiene a Claudio Molina como secretario general siempre nos está apoyando. Eso nos genera mucha tranquilidad y seguridad para trabajar, y desde mi lugar me siento tranquila en ese aspecto. O los llamamos y están atentos, porque responden, tienden y ayudan. En ese sentido, para con las delegadas y para con los demás trabajadores, están detrás cuando los requerimos».

Esta semana ambas estuvieron trabajando en la sede de SMATA, entidad sindical que brinda un importante apoyo a sus afiliados cuando comienza el ciclo escolar, ya que les entrega kits escolares y guardapolvos en los distintos niveles, y ambas pusieron manos a la obra para armarlos y dejarlos listos para dicha entrega, además de contar que van conociendo más su función y lo que es estar dentro de un sindicato gracias a las reuniones que encabeza la dirigente de Chascomús, María Eugenia Ludueña, ampliamente reconocida en la Sexta Región a la que pertenece Olavarría.

DO: “Nos pusimos a armar los kits escolares para los hijos de los afiliados y hacer la entrega desde este lunes 25. También llevan algunos kits para las delegaciones (Bolívar, 25 de Mayo y Saladillo) y queda organizar lo de Olavarría. También estamos presentes cuando hay reuniones y congresos.

AA: “Hace poco tuvimos una importante reunión en Olavarría con Maru Ludueña, quien es una dirigente que llegó desde Chascomús y estuvimos presentes veinte compañeras de nuestra ciudad. Fue una excelente charla en las que nos transmitió sus conocimientos y experiencia como delegada. Después fuimos nosotras a Chascomús y a Mar del Plata, justo cuando se hizo la movilización de la Marcha de las Antorchas, y concurrimos casi todas las delegadas de la Sexta Región de SMATA. Ya nos vamos conociendo más en esas reuniones. Algunas llevan la militancia en el alma y una va aprendiendo cosas de ellas. En el grupo se tira una pregunta y la que sabe, responde enseguida. Eso es espectacular. Por más que estamos a mucha distancia, nos sentimos cerca. Maru es la cabeza de este movimiento femenino en SMATA, pero en las reuniones hay igualdad total. Todo eso hace que una se incentive para trabajar en el sindicato, porque vamos aprendiendo permanentemente. Y vemos que nuestra palabra es bien considerada. Además, se nos vienen cosas muy buenas como mujeres del sindicato”.

Compartir

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.